Hoy se celebra el día de la constitución de 1978 y la carga de profundidad de las nacionalidades históricas ha explotado; arranca la XIV legislatura mientras la crisis es permanente. Es difícil acertar con los vaticinios políticos en España.

La constitución del 78 fue posible por el acuerdo de los políticos franquistas y la izquierda que reaparecía. La constitución plasma la venganza de los políticos franquistas y la legalidad republicana querida por la izquierda y las formaciones nacionalistas. Una coincidencia en contra de una institución: la Monarquía de los Borbones.

Varias veces nos hemos preguntado por la pinza de los nacionalistas vascos, toda vez que la rebelión catalana ha roto los esquemas constitucionales. Arranca la XIV legislatura con la crisis política e institucional en primer plano. En estas fechas se procede a la reforma del estatuto de autonomía de la comunidad vasca y los nacionalistas vascos invocan la constitución del 78 para justificar el derecho de autodeterminación pactado.

El ex presidente Mariano Rajoy Brey reaparece ante la opinión pública por la publicación de su libro, “Una España mejor”. La mejor prueba de cuánto decimos ha sido el mandato del Partido Popular, con Mariano Rajoy Brey como presidente del gobierno. No reforzó al Estado con su mandato y la nación española aparece huérfana de servidores auténticos.

La rebelión catalana compromete severamente la eficacia del gobierno popular de Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. Sus grandes logros, el rescate del sistema financiero español, con la desaparición de las cajas de ahorro y la liquidación del Banco Popular, el banco del Opus Dei; la reforma laboral que ha consagrado el trabajo temporal a una categoría superlativa. Ciertas fuentes insisten que la creación de Podemos fue obra del CNI, a cargo de la vicepresidenta del gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

En otras palabras, el Partido Popular está enfeudado con la conspiración republicana. Por eso, Mariano Rajoy Brey reaparece y advierte al líder actual del partido, Pablo Casado. El centro político es el objeto de deseo del Partido Popular, por la debacle de Ciudadanos y la pujanza de Vox, tercera fuerza política en el Congreso de diputados.

El mundo empresarial no ejerce ninguna influencia positiva que fortaleza al Estado español. La reacción ante la rebelión catalana ha sido la fuga de empresas de Cataluña, en consonancia con una tendencia y la inacción del gobierno español de Mariano Rajoy Brey. 5567 empresas catalanas han traslado su sede social fuera de Cataluña, en 2018.

Arranca la XIV legislatura y el Partido Socialista ha alcanzado un pacto de investidura y gobierno con Unidas Podemos. Necesitan el concurso de Ezquerra Republicana para avanzar en la solución republicana. La rebelión catalana ha supuesto para la izquierda española el espaldarazo definitivo en pos de la III República.

¿Cuál es el líder fuerte que lidere el proceso republicano? Aparentemente Pablo Iglesias debería ser el político más importante, ahora que arranca la XIV legislatura. ¿La España nacional apostará por una república, como ha querido el Partido Popular? Es cierto que los políticos franquistas fueron demasiado lejos, dados los antecedentes históricos en España.

De lo que estamos seguros es de que la crisis es permanente y todavía por aquí los actores políticos se sirven de las máscaras para actuar.

Imagen de janrye en Pixabay 

Print Friendly, PDF & Email