El Partido Socialista y Unidas Podemos alcanzan un acuerdo post electoral para la formación definitiva en España. La crisis política es permanente; no hay nada seguro sobre la mesa. El Partido Socialista podría romperse, toda vez que el régimen del 75 gira entorno a Cataluña.

Una vez más se ha producido la caída del centro político, lo que demuestra la debilidad de partidos como Ciudadanos. Bajo una concepción de bisagra, Ciudadanos experimenta tentativas constantes por la fuerza del poder. Conserva poder autonómico y municipal para recomponer qué.

El régimen del 75 es una compensación política para la España republicana; la Constitución de 1978 es la gran pieza jurídica que recoge la contradicción entre las legalidades constitucional y republicana. Los Partidos herederos de la España nacional siguen con la defensa de la Constitución, incluido Vox. ¿Táctica o estrategia?

Una de las cuestiones es la ruptura con la Monarquía. El Partido Socialista podría repetir comportamientos del pasado; ya rompió con la monarquía de Alfonso XIII. La crisis política es permanente y domina la pasión política entre los españoles. Sólo hay que componer un escenario con los mismos actores, Partido Socialista, partidos independentistas y la Monarquía; y nuevos actores como Unidas Podemos y Vox.

El Partido Popular no es el heredero formal d la CEDA, la coalición de partidos católicos y de derechas en la II República española. Alianza Popular se creó en la Transición, con el liderazgo de Manuel Fraga Iribarne. En 1989 se refunda como Partido Popular. El nexo de este partido con el régimen del 75 es la inclinación republicana de los dos ex presidentes de gobierno populares: José María Aznar y Mariano Rajoy. La coherencia sería la disolución del Partido Popular si la crisis política es permanente.

Vox entra en escena y debería atraer al mayor número de votantes y políticos del Partido Popular. No hay violencia política en los mensajes y actos de Vox y, por lo tanto, no es extrema derecha. Sin embargo, Vox defiende la Monarquía y la Constitución del 78. ¿Se convertirá Vox en extrema derecha? No es un requisito si la crisis política es permanente.

¿Aparecerá la pinza entre los nacionalistas catalán y vasco? Si el previsible gobierno Partido Socialista-Unidas Podemos fija un referendo para la independencia de Cataluña, en los términos en los que se fijara, el nacionalismo vasco reclamaría el mismo trato. Otras regiones seguirían la senda abierta por la conspiración republicana.

No hay ningún elemento que nos asegure la continuidad del régimen del 75, la monarquía parlamentaria con la familia dinástica de los Borbones. Los hechos se suceden y Cataluña marca el paso. Los partidos mayoritarios están contaminados de nacionalismo periférico. Ciudadanos esta conminado por el mismo agente disolvente, el nacionalismo histórico.

El centro político salta por los aires y los hechos vaticinan más sorpresas, ya que la crisis política es permanente.

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay 

Print Friendly, PDF & Email