Vox en España, Agrupación Nacional en Francia y Alternativa por Alemania. Extrema derecha en Europa que no puede cuestionar la preponderancia alemana en la UE. Hecho que obstaculiza la proyección de las formaciones nuevas o antiguas de extrema derecha en Europa.

Estados Unidos se apresta a una guerra comercial con ciertos países de la UE; Francia, Alemania, España y el Reino Unido verán su comercio con Estados Unidos mermado por nuevos aranceles. Una decisión política que prima el nacionalismo norteamericano frente a las conveniencias de unos aliados, pese a una relación desigual.

La Organización Mundial del Comercio aprueba la decisión de la administración Trump por las ventajas que disfrutó Airbus (subvenciones y ayudas de la UE) frente al competidor norteamericano Boing. Esto es fruto de la desconexión entre los distintos gobiernos de una nación, que la democracia liberal produce, con el efecto de la división del poder.

Como continente dominado, Europa bajo la pax americana, la aparición de la extrema derecha en Europa debería amenazar con romper la sujeción política, comercial y militar con Estados Unidos. La excepción es Gran Bretaña, que marca la distancia con la UE con el Brexit.

Agrupación Nacional por Francia y Alternativa por Alemania abogan por la salida de la UE, el abandono del Euro y la pujanza de los respectivos bancos centrales frente al Banco Central Europeo. Nacionalismo económico como plantea, a grandes rasgos, el presidente Trump en Estados Unidos. Hay una clara correlación entre el movimiento liderado por el presidente Trump y la extrema derecha en Europa.

No apreciamos un cuestionamiento abierto de la OTAN de estas formaciones europeas de extrema derecha. Los programas electorales son necesariamente cambiantes a la hora de su real plasmación. Y las metas finales de la extrema derecha en Europa están sujetas a múltiples factores internos y externos, imposible de predecir.

La religión católica es defendida por Vox en España y por la Agrupación Nacional en Francia. Alternativa por Alemania también esgrime los valores cristianos para defender la familia tradicional. Pero no estamos en general ante una apuesta decidida de recuperación de la religión cristiana, tan menoscabada en Europa. La Agrupación nacional no cuestionan las Ley de Laicidad francesa de 1905. Vox en España, no cuestiona El Concilio Vaticano II.

Alemania tiene un porcentaje de población católica similar a la protestante; en total el 56,2 % de la población alemana. Después del III Reich, la religión ya no puede volver a ser la misma que antes. Y en toda Europa occidental.

Es indudable que el movimiento de Trump ha influido en Vox, en España, y en Alternativa por Alemania. El caso francés es distinto, por la larga tradición de partidos o formaciones de derecha o extrema derecha. Por lo tanto, lo que se esperaría ver en Francia es un gobierno de la Agrupación Nacional y comprobar las realidades y ficciones de la extrema derecha francesa. Es la apuesta principal.

La realidad europea es la preponderancia de Alemania, a través de la UE, con las compensaciones políticas y económicas para Francia en el Presupuesto Comunitario, con la política agraria común en primer término, dado que el país galo es el que más fondos agrícolas recibe, con 9.150 millones de euros en 2017. Francia contribuyó al presupuesto europeo con 16. 233 M€; Alemania con 19.587,04M€; y España con 8.080M€

En España sigue pesando la neutralidad en la II Guerra Mundial. Alemania, la gran derrotada, ha recuperado su puesto de liderazgo en la economía moderna, dada la pujanza del país germano. Francia aprovecha la defección política alemana para ocupar un puesto preferente.

Extrema derecha en Europa responde fundamentalmente al fenómeno de la inmigración que llega a Europa occidental, desde África y otros continentes. Los antiguos países coloniales europeos, como Francia y Gran Bretaña, tienen una deuda con África. “Francia consiguió salvar una superestructura política, económica y cultural que medio siglo después todavía mantiene”. Seguir la noticia

No es posible una solución global en Europa al desafío de la inmigración africana por los intereses franceses en el continente negro. Alemania no tiene fuerza política para obligar a Francia a modificar su estrategia africana. España mantiene su neutralidad, contra viento y marea.

Extrema derecha europea esconde las respectivas realidades de los países europeos. Como hacen el resto de partidos en la gran arena electoral. Dominación política, cultural, económica y militar de Estados Unidos, que no pone en peligro Trump, pese a su guerra comercial. Ahora bien, un ejército imperial, como el norteamericano necesita imponer su dominio con guerras reales. Estados Unidos aprovecha la inercia de la Guerra Fría con las guerras locales, en Irak y Afganistán. El ataque reciente a una refinería saudí con drones es una pésima noticia para la estructura militar norteamericana en Arabia Saudí. Excelente análisis en Red Voltaire por Valentin Vasilescu.

Imagen de Mircea Iancu en Pixabay

Print Friendly, PDF & Email