Siete municipios de la Comunidad de Madrid y siete distritos de Madrid capital tienen áreas con un confinamiento selectivo, que reduce la movilidad. El gobierno de la Comunidad de Madrid se ha plegado al gobierno de la nación, ante el aumento de los contagios por la pandemia del virus SARS-COV-2. De nuevo, la falta de prevención y de inversiones obligan a un gobierno regional a pedir ayuda al gobierno de la nación; las consecuencias políticas se retrasan, pero tienen que llegar.

Para el gobierno de la nación española el bien común no es un objetivo. La constante erosión de la oposición; incluso de los partidos afines que plantean sus reivindicaciones. Los medios de comunicación monopolizan la opinión pública, que también erosiona el poder ejecutivo. Por lo tanto, y no es una conclusión precipitada, es muy complicado que el bien común esté en un primer plano de la política nacional española.

El confinamiento selectivo en la Comunidad de Madrid como el confinamiento general en meses pasados, no oculta que el objetivo el gobierno de la nación es político; el desenlace de la conspiración republicana, porque es el cometido del gobierno social-comunista. En cierto modo, la pandemia es el mejor aliado del gobierno de la nación española.

Ahora y es un hecho palpable, la liga de políticos actuales no tienen la altura política y personal de la generación que llevó a cabo la transición española en 1975. Como hemos destacado en varias ocasiones, los regímenes políticos en España se degradan invariablemente, desde la invasión francesa, a comienzos del siglo XIX.

El régimen del 75 conoce un grado de degradación muy avanzado; la derecha política republicana, representada por el Partido Popular, ha cumplido sobradamente para la descomposición del régimen del 75, con los mandatos de Aznar y Rajoy. La rebelión catalana es un activo, todavía vigente, de la conspiración republicana que coloca al Rey de España en una minoría muy peligrosa.

El confinamiento selectivo golpea a los ciudadanos y a los negocios de barrio. El nuevo instrumento de diagnóstico, los test rápidos de antígeno, podría cambiar el confinamiento selectivo por otra perspectiva sanitaria. Pero repetimos que el gobierno de la Comunidad de Madrid ha cedido ante el gobierno de la nación, dado el ordenamiento jurídico del Estado español. El bien común brilla por su ausencia.

¿Cuáles son los apoyos ciertos con los que cuenta la Monarquía española? ¿El Ibex-35, las fuerzas armadas sin proyección política? ¿El apoyo estaría en el extranjero?

No podemos olvidar que la dinastía de los Borbones no ha corregido la deriva política del reino de España, desde la reposición de Fernando VII en 1814. El rey emérito, ahora en el exilio, ha contribuido como nadie en la degradación del régimen del 75. No somos republicanos.

Entra el otoño y España es el enfermo de Europa en lo que a la pandemia respecta. No por ello, el gobierno de la nación cambia su rumbo político. La oposición ha desaparecido y la resistencia del gobierno de la Comunidad de Madrid queda doblegada.

Print Friendly, PDF & Email