Primero Corea; Estados Unidos consiguió un acuerdo con los norcoreanos, apoyados en la guerra y, en la actualidad, por China, especialmente; la península se dividió en dos: Corea del Norte, un régimen comunista; Corea del Sur, un país muy occidentalizado, que cuenta con la protección de Estados Unidos. No ha desaparecido la posibilidad de un conflicto en esa zona asiática. Como nos recordaba Le Monde Diplomatic uno de los posibles escenarios de un conflicto militar era el Mar de la China. Islas en disputa; la presencia de la VII flota de Estados Unidos; bases norteamericanas en Japón, Filipinas, etc.

Eran los años sesenta. Paralelamente a la Guerra de Vietnam, Estados Unidos y en la Europa bajo la dominación norteamericana -Pax Americana_ se vivió una revolución juvenil, musical y generacional; el pensamiento y las costumbres cambiaron, irremediablemente; muchos factores contribuyeron a esta revolución.

A mí, que nací en el año en que asesinaron a John F. Kennedy, la Guerra de Vietnam me parecía un conflicto interminable; era niño y la televisión, por primera vez, ofrecía imágenes reales de la guerra. Estados Unidos nunca ha ganado una guerra a un país comunista. Corea del Norte; Vietnam, ahora reunificado, tras la victoria de los combatientes comunistas del régimen comunista con capital en Hanoi y liderados por Ho Chi Minh. Cuba intocable; Venezuela; sólo Chile, bajo la presidencia de Salvador Allende, Estados Unidos, bajo la presidencia de Richard Nixon, intervino indirectamente. La Guerra Fría tejía una competencia conspiratoria que todavía existe.

Europa, especialmente, conoce muy bien la Pax Americana. Estados Unidos ha desplegado 452 enclaves militares en el continente europeo. Una vez concluida la Guerra Fría, Estados Unidos jugó una baza fundamental: los países integrantes del bloque soviéticos cayeron en bloque, a partir de la caída del Muro de Berlín en 1989; Estados Unidos se atrajo a los antiguos rivales del bloque occidental y reforzó el aislamiento de Rusia. La Unión Soviética, que también luchó y perdió su guerra en Afganistán, en la década de los ochenta; se desintegraría años después.

Por cierto, Estados Unidos ayudó a la resistencia afgana, con inteligencia, armas, etc. Incluso hay una fotografía del presidente Ronald Reagan reunido con los líderes tribales de una amalgama tribal; con una capital, Kabul, que es de rabiosa actualidad porque ha caído en mano de los integristas Talibanes, con una rapidez asombrosa. Es evidente, la democracia estadounidense se debilita lentamente. La noticia es Estados Unidos y no Afganistán.

La salida de Estados Unidos y sus aliados de Afganistán nos recuerda los sucesos del conflicto entre Estados Unidos y Vietnam del Norte, que acabó con la retirada del ejército norteamericano. Las noticias entorno al aeropuerto de Kabul guardan una similitud sospecha con los recuerdos del abandono de Saigón por el mismo actor principal: EE.UU.

¿La segunda derrota de Estados Unidos? La salida del contingente aliado fue pactada por la administración de Donald Trump con los representantes talibanes. La política exterior de la administración Trump no ha sido lo suficientemente valorada. Gracias principalmente al yerno de D. Trump, Jared Kushner, que llevó la diplomacia de Estados Unidos a conseguir un éxito nunca visto en Oriente Medio.

En Vietnam, murieron 58.159 jóvenes norteamericanos; el ejército no era profesional, como ahora. En la campaña en Afganistán han fallecido 2.442 soldados de Estados Unidos y 1.144 combatientes de los aliados de la OTAN. España, en particular perdió 96 efectivos militares, también profesionales. Fue el gobierno del presidente J.M. Aznar -Partido Popular- el que tomó la medida de profesionalizar la tropa, en 1996. Hay excelentes películas sobre la Guerra de Vietnam. Mi preferida es Apocalypse Now; en el fondo por la canción de The Doors, “This is the End”.

Entonces, la nación norteamericana estaba verdaderamente dividida; recordaban los sucesos de la propia Guerra Civil entre el Sur esclavista y el Norte unionista que, entonces, conformaban la Unión. Pero la Historia sabe que había importantes razones para el conflicto, como la rebelión que declararon los estados esclavistas del sur, a raíz de la elección como Presidente de la Unión a Abraham Lincoln.

Verdaderamente el poderío actual de Estados Unidos se encuentra en la pujanza económica del país, dado que el producto interior bruto es el mayor del mundo, 18.292.506M. € en 2020, aunque había descendido un 3,4% con respecto al año anterior. El P.I.B. de China en 2020 fue de 12.901.904M. €. Sin embargo, la segunda potencia mundial, el gigante asiático había crecido un 2,3% con respecto a 2019.

EE.UU. dispone del ejército más poderoso del mundo. Los motivos:

-Mayor presupuesto de defensa: un presupuesto de 778.232 millones de dólares en 2020.

EE.UU. dispone del mayor número de bases militares, ya sean conocidas o secretas. Se estima que el ejército imperial norteamericano dispone entre 700 y 800 de estos enclaves fundamentales para la logística militar; para intervenir con rapidez en cualquier lugar del mundo si el poder político proporciona carta blanca. Fundamental: una red extensa de armas nucleares tácticas, gracias a la estructura militar construida tras la II Guerra Mundial. Última gran victoria de EE.UU. Sin embargo, vivimos bajo la Pax Americana.

Parece que los militares de Estados Unidos no forman parte de la exclusiva coalición de poder que dirige los destinos de la ex colonia de Gran Bretaña (Independencia en 1783). Breve reseña: Trece Colonias británicas combatieron entre 1775 y 1783. España, bajo la Corona del rey Carlos III. La intervención de España fue muy importante para la victoria final de las antiguas colonias británicas. No nos olvidamos de la contribución francesa en la Guerra de Independencia.

China sólo supera a EE.UU en efectivos humanos combatientes.

No olvidemos que el origen de la epidemia mundial por el SARS-COV-2 está en China; civilización que, a lo largo de los siglos, ha comerciado con el resto del mundo y trasmitido igualmente epidemias letales como la Peste Negra. Con origen en Asia Central, la temida peste que mató entre el 30% 0 el 60% de la población europea de la época, alrededor del año 1.300. Se propagó por la famosa Ruta de la Seda, una vía comercial que comenzó en el sigo I AC (antes de Cristo). El producto estrella era la seda china; con posterioridad otras mercancías como metales preciosos o tejidos como el lino o la tela de lana.

China proyecta una nueva Ruta de la Seda, en la actualidad.

 

Print Friendly, PDF & Email